El Plástico Nuestro de Cada Día

Todos conocemos el plástico. Es una de las insignias más representativas de la modernidad y la materia prima para muchos de nuestros productos favoritos. Desde principios del siglo pasado este material revolucionario se estableció de forma permanente en la industria manufacturera. Los polímeros sintéticos (como técnicamente se les conoce) entraron a escena en 1907 cuando Leo Baekeland produjo un material termoestable, conocido popularmente como baquelita. A partir de entonces se abrieron las puertas para la producción comercial. Desde muy temprano, muchos vieron en la novedad de los plásticos una gran oportunidad de negocio, pues fueron siempre materiales de bajo costo con potencial de cubrir una inmensa cantidad aplicaciones, debido a su baja densidad, elasticidad y resistencia a la corrosión. Por ello la comercialización creció a pasos agigantados, y ya para mediados de los 50´s se habían podido desarrollar una enorme cantidad de polímeros importantes como Teflón, Nylon, PVC, Polietileno, entre otros.
Se estima que diariamente se producen en el mundo unas 880 mil toneladas métricas de plástico. Tan solo en Estados Unidos se utilizan 2.5 millones de botellas plásticas cada hora. Los hidrocarburos son el principal ingrediente para la fabricación de plásticos, aunque también se utilizan minerales e incluso plantas vegetales. Por lo anterior es que, en teoría, el plástico representa una considerable fuente de energía almacenada.

Existe un alto costo energético asociado a la producción de plástico pues aproximadamente el 4% de petróleo que se utiliza en el mundo se destina como materia prima a su eleaboración, en tanto que, otro 4% del crudo provee energía a las fábricas que los producen. En la escala atómica, un polímero está formado por pequeñas moléculas llamadas monómeros, las cuales se agrupan en cadena para formar moléculas mas largas, que pueden consistir de varios miles de unidades básicas. Más que substancias puras los plásticos son, en la mayoria de los casos, mezclas homogéneas. Generalmente los polímeros sintéticos se clasifican en termoplásticos y termoestables, según las deformaciones que experimentan con el calor. Los primeros son sólidos que alcanzan su punto de fundición fácilmente al ser calentados pero que una vez se enfrían pueden retomar su consistencia original, lo que les permite deformarse a conveniencia durante el moldeado. Los segundos experimentan una reacción irreversible cuando son sometidos al calor, no pudiendo volver a ser procesados, pues al ser calentados nuevamente se degradan en lugar de fundirse. Es por esta razón los polímeros termoestables no son reciclables, aunque vale decir que tampoco todos los termoplásticos se reciclan.

Reciclado

El reciclado es una parte importante, pues solo se recicla entre un 2-3% del plástico que se produce a nivel mundial, dado que frecuentemente tiende resultar más rentable producir plástico nuevo que reutilizar el existente, aunque no sea sostenible con el medio ambiente. En 1988 la Sociedad de la Industria Plástica (SPI) estableció un sistema para facilitar la clasificación del material reciclable. El código SPI es grabado por los fabricantes directamente en el producto y tiene como función identificar el tipo de plástico para facilitar la disposición final de los desechos, la cual ha sido por mucho tiempo un grave problema medioambiental, debido principalmente a que el material no es degradable fácilmente por la luz y es indiferente a la acción de los microbios. Dado que la gran mayoría de los plásticos no son reciclados su destino final suele encontrar morada debajo de la tierra en los vertederos o en las aguas del vasto océano.

La aparición de los plásticos biodegradables ha estado popularizándose bastante en los últimos años, teniendo su principal uso en botellas desechables. Con tiempos de degradación de 5 años, representan una notable reducción respecto al estándar. Sin embargo, esta nueva versión de polímeros no deja de ser controversial, al punto que muchos aseguran que el plástico biodegradable supone un mayor problema del que esta supuesto a solucionar, pues al no ser fácilmente diferenciable respecto al plástico convencional, su reciclado y posterior uso puede dar al traste con productos defectuosos. Otro factor es que al degradarse emiten gases pesados como el metano, el cual tiene un efecto invernadero 24 veces más severo que el CO2.

El Recurso Enérgetico

La producción de energía a partir de desechos plásticos ha presentado en los últimos años, varias propuestas interesantes que pretenden utilizar los desperdicios como fuente de combustible. Actualmente es técnicamente viable producir gases y combustible diésel a partir de la pirolisis, la cual es tratamiento químico a altas temperaturas (entre 450 a 550 grados Celcius) en un ambiente libre de oxígeno. Mediante este proceso es posible producir diésel de bajo contenido sulfuroso, así como otros combustibles. Los principales polímeros utilizados para la producción de combustibles son HDPE, LDPE, PP y PS. La incineración directa del plástico en un horno para generar calor, no parece ser una opción sostenible, pues involucra mayores costos ambientales pues y se liberan gases nocivos durante el proceso de quemado.

Ciertamente el nombre de “plástico” involucra a un gran número de substancias cuyas propiedades físicas, si bien pueden ser similares en muchos aspectos, encuentran diferenciación en las aplicaciones de distinta especie. El conocimiento de los principales compuestos plásticos utilizados en los productos de uso común resulta elemental para la correcta interpretación de muchas hojas técnicas. En el argot técnico de los polímeros, frecuentemente estos materiales son referidos por sus siglas más que por sus nombres comerciales y por ello puede resultar un tanto difícil su identificación oportuna, lo cual da paso a confusiones y costosos errores. A continuación algunos de los plásticos más comunes en la industria.

Tereftalato de polietileno (PETE): Es uno de los plasticos mas usados en la fabricacion de botellas, fundas. Es altamente cristalino.

Polipropileno (PP): Este polímero resulta ser muy interesante debido a que es muy resistente a los impactos y posee una elevada temperatura de ablandamiento. Encuentra muchas aplicaciones comerciales y es uno de los plásticos más demandados.

Poliestireno (PS): Se utiliza principalmente en la elaboración de envases térmicos debido a su baja conductividad del calor. Tiene una forma espumosa.

Policloruro de vinilo (PVC): Ampliamente utilizado en tuberías de drenaje debido a su elevada resistencia a la abrasión. También es un aislante eléctrico por excelencia y es muy utilizado en cintas adhesivas y en el recubrimiento de cables.

Politetrafluoroetileno (PTFE): El Teflón es muy conocido por su anti adherencia y bajo coeficiente de fricción, además es impermeable. Es muy utilizado en la fabricación de ruedas, utensilios de cocina.
Nylon (PA): Es fibra elástica muy resistente, muy utilizada en la fabricación de cuerdas y en la industria textil.

Polietileno (PE): es el plástico de mayor producción a nivel mundial y cuenta con una gran variedad de aplicaciones. Puede ser de de baja densidad (LDPE) y de alta densidad (HDPE). Es utilizado en bolsas plásticas y fibra de polyester.

Poliuretano (PU): El poliuretano es ampliamente utilizado en espumas aislantes, adhesivos, recubrimientos, calzados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *