De Hoy y de Ayer: El Gran Pabellón

¡Qué linda en el tope estás
dominicana bandera!
¡Quién te viera, quién te viera
más arriba, mucho más!

De Arriba el Pabellón por Gastón Fernando Deligne,  1895

A pesar de su intangibilidad, este cuarteto resulta ser a la patria un monumento mucho más profundo, útil y majestuoso que la misma plaza de la bandera. Nuestra identidad no podría ser la misma sin nuestro singular y hermoso pabellón el cual, sin dudas, es digno de un país mejor. Quizás esto fuera lo que entendió Deligne cuando escribiera su solemne estrofa. El orgullo de ser dominicanos es algo que debemos defender y promover. Es lo nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *