De hoy y de ayer: La Presa de Jigüey

El aura monumental de la central hidroeléctrica de Jigüey pasa, con frecuencia, desapercibida. Su esbeltez reune la suficiente majestuosidad para ser todo un emblema nacional, queda coronada por la blanca espuma de su cascada artificial. La presa se ubica a unos 23 km del poblado de San Jose de Ocoa y resulta ser la más alta de las Antillas
entre las que son del tipo arco de gravedad. Su muro se eleva por encima de los 110m, conteniendo vigorosamente el
embalse de unos 168 millones de metros cúbicos que producen las aguas del rio Nizao, el cual es repres18706284ado 4 veces
(Jigüey, Aguacate, Valdesia y Las Barias). La obra fue inaugurada en 1992 durante el gobierno del Dr. Joaquín Balaguer. El proyecto tuvo un costo de US$500 millones e incluyo también la Presa de Aguacate. La estación generadora de Jigüey está compuesta de dos unidades tipo Francis con capacidad de 49MW cada una. Estas son impulsadas por el agua que corre a través de un túnel de 6,430m de longitud y 5.15m de diámetro, el cual va desde el embalse hasta el cuarto de maquinas. Quizás, las dificultades de acceso han tenido que ver con la poca notoriedad de la represa de Jigüey. No obstante, el vistoso viaje gratificará al visitante al revelar uno de los rincones más hermosos, pacíficos e ignotos de nuestra tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *